Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

Circuitos a la medida por Colombia

¿Deseas hacer un recorrido por Colombia de la mano de una agencia de viajes?
Compara las ofertas de nuestros aliados locales

Y aquí estamos por fin. Tras años de espera. Las hélices del avión giran para llevarnos hacia Inírida, la ciudad fronteriza con Venezuela, la ciudad fronteriza entre la Orinoquía y la Amazonía, la ciudad fronteriza entre el mundo material y el mundo espiritual.

Desde Bogotá, la hora y media de vuelo sobre los llanos y la selva se hace corta y no nos toma mucho tiempo darnos cuenta de lo afortunados que somos.

Al final de la pista, al final de la carretera, al final del río, están los Cerros de Mavecure. Desde las primeras imágenes que descubrimos en 2015, hasta el estreno de la (sublime) película “El Abrazo de la serpiente”, este paisaje alimentó nuestros sueños .

Era un destino que había pasado a formar parte de nuestra imaginación, y no podemos negar que después de todos estos años, poder viajar por fin a este destino nos daba un poco de nervios… ya sabes, a veces cuando se tiene expectativas muy altas, se corre un alto riesgo de decepción.

En este artículo, te compartiremos nuestra experiencia de los Cerros de Mavecure, este lugar místico situado en la región amazónica, más exactamente en el departamento del Guainía.

Información práctica al final del artículo

Organizar tu viaje a los Cerros de Mavecure

Al final de este artículo encontrarás toda la información práctica que necesitas para organizar tu viaje a Cerros de Mavecure. Este destino aún no está en el radar de los circuitos turísticos tradicionales asi que si eres de los que busca planes diferentes este destino es para ti.

Primer día en el Orinoco

llegar a los Cerros de Mavicure

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia

Aterrizamos en Inirida, que nos recibe con su calor abrumador. allí nos esperaba un mototaxi para llevarnos al puerto fluvial, donde la actividad es constante.

Aquí se reúnen todas las comunidades indígenas que vienen en lancha desde los alrededores para hacer sus compras, intercambiar mercancías, comprar combustible y partir de nuevo hacia tierras lejanas.

Nuestro guía Fabio nos da la bienvenida. Nos acompañará durante los próximos cuatro días por los alrededores de Inírida. Fabio es indígena curripako. El departamento de Guainía está formado por un 97% de resguardos indígenas, y los principales grupos étnicos son los curripako, los puinave y los sikuani.

Luego de una breve presentación, salimos en lancha hacia una reserva natural a orillas del río Orinoco, que marca la frontera entre Colombia y Venezuela. La hora y media de viaje nos lleva de río en río: el río Inirida desemboca en el río Guaviare, que a su vez desemboca en el río Orinoco.

Por el camino, nos cruzamos con un gran número de embarcaciones que transportan pasajeros y suministros de todo tipo.

Aquí presenciaremos el primer regalo del día : la confluencia de los ríos Guaviare, Atabapo y Orinoco. Edste punto se conoce como “la estrella fluvial de inírida” y nos sorprende pues cada río tiene su color. Un poco más allá, unas cuantas casetas sobre pilotes, instaladas como un pequeño pueblo flotante dan la bienvenida a las embarcaciones que quieran hacer una pausa refrescante (bar/discoteca) o que necesiten productos básicos (pequeña tienda).

Tras unos minutos por el río Orinoco, pasamos junto a formaciones rocosas sorprendentes que recuerdan los paisajes del Parque Natural del Tuparro, situado un poco más al norte.

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

Desembarcamos al pie de una acogedora estructura de madera con techo de palma. Esta reserva natural es un proyecto de conservación dirigido por el operador local que nos recibe durante los próximos 4 días. Y es aquí donde dormiremos esta primera noche.

Tras instalarnos y disfrutar de una buena comida, las conversaciones vienen y van con nuestro guía Fabio. Tenemos muchas preguntas que hacer sobre el territorio y las distintas comunidades indígenas que lo componen. Fabio, como todo indígena que se respete, es un hombre de pocas palabras.

Con el tiempo, hemos aprendido varias cosas de las comunidades indígenas que hemos tenido la suerte de conocer: no todas las preguntas convellan a respuestas, es necesario que la confianza se instale primero para compartir ciertas cosas y, de cualquier forma, algunas cosas y conocimientos permanecerán en secreto para los que no hacen parte de la comunidad.

La actividad del día nos sumerge de lleno en este realismo mágico en el que estaremos inmersos durante estos 4 días. Salimos entonces hacia el río Atabapo para nadar en una aguas inimaginables hasta ahora…

Desembarcamos en una playa de arena blanca y descubrimos por primera vez el increíble color de algunos ríos de la región. En este caso, un color ocre perfecto, y unas aguas cristalinas y cálidas.

Todos sonreímos. que placer estar aquí! Charlamos alegremente con Fabio, quien nos enseña algunas palabras en Curripako: ¡Mashia! (Gracias)

paréntesis sociológico

A medida que avanza nuestra estancia, que conversamos e intentamos entender más, el contexto de este olvidado departamento de Colombia se irá aclarando.

Hablamos de la historia de las colonizaciones sucesivas de este territorio y de la explotación de los recursos naturales, se evoca la esclavitud de las poblaciones indígenas, de las actividades ilícitas , y se menciona el nombre de Sophia Muller.

Esta misionera evangélica estadounidense, que llegó a finales de los años 40, “ayudó” a las poblaciones indígenas a emanciparse, sobre todo mediante la alfabetización, y evangelizando a todas las comunidades del departamento prohibiendo así todas las prácticas, creencias, músicas, danzas y rituales ancestrales. Hoy, el 99% de la población indígena es protestante y ha abandonado casi por completo su cultura y cosmogonía ancestrales.

Afortunadamente, los conocimientos ancestrales sobre la medicina tradicional y el uso de las plantas no fueron prohibidos y siguen transmitiéndose. Las lenguas también se han conservado en cierta medida.

Pero podemos asegurarte que cuando llegas a una región tan remota de Colombia, donde el 85% de la población es indígena, y te das cuenta de que han perdido totalmente su cultura original, hasta el punto de hablar de las creencias de sus antepasados como si fueran extranjeros, es algo extraño.

Pero también fue muy interesante enfrentarse cara a cara con esta realidad e intentar comprender, aunque sólo fuera un poco, la compleja realidad de este departamento.

Contactar a nuestro aliado local para viajar a los cerros de mavicure

Ivan, nuestro aliado para esta aventura, trabaja con un prestador que practica un turismo responsable y ofrece precios acordes con la competencia.

Descubriendo los Cerros de Mavicure

En el corazón del Guainía

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

Al día siguiente, madrugamos pues nos invitaron a empezar el día con una experiencia de adrenalina escalando árboles… A decir verdad, no esperábamos hacer este tipo de actividad al venir aquí y la verdad es que tampoco nos hubiera hecho falta… (No nos pareció muy interesante pero bueno, es nuestra opinión personal)

De vuelta al refugio, desayunamos antes de alistarnos para dirigirnos hacia los anhelados Cerros de Mavecure. Nos esperan 2 horas y media de navegación por el Río Inirida hasta la comunidad indígena del Venado.

Sabemos que no nos alojaremos en la propia comunidad, sino en unas áreas de recepción construidas especialmente para los visitantes al pie de los Cerros.

El viaje en lancha es una oportunidad para reflexionar sobre los aprendizajes y conversaciones del día anterior. El paisaje de bosque es monótono, zumba el sonido del motor y el sueño quiere apoderarse lentamente de nosotros. Pero entonces, aparecen a lo lejos las cimas de los Cerros entre nubes.

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

¡Qué emoción sólo vislumbrar estos monumentos naturales que llevan tanto tiempo esperando nuestra llegada! A medida que el río serpentea, los cerros aparecen y desaparecen, jugando al escondite con nuestros sentimientos, hasta la curva final y ese clímax tan esperado…

Seamos claros: el paisaje es muy diferente de lo que habíamos imaginado y supera literalmente todas nuestras expectativas. Nos espera una auténtico choque estético, ni más ni menos. Escalofríos, ojos al borde de las lágrimas, exclamaciones de emoción, de todo!.

Llegamos al pie de estos gigantes de piedra con un profundo sentimiento de humildad. El lugar desprende una energía especial, un poder que no dice su nombre, una sensación que rara vez hemos experimentado en nuestros viajes a Colombia.

Nos recibe un miembro de la comunidad del Venado, formada principalmente por indígenas Puinave.

Aquí todo está bien pensado para recibir a los viajeros, un poco en la misma onda de nuestro alojamiento del día anterior: grandes dormitorios con camas individuales y mosquiteros, una zona con mesas grandes a modo de comedor e instalaciones sanitarias compartidas. Y sobre nosotros, los majestuosos Cerros de Mavicure que nos contemplan.

Compartimos una primera comida a base de pescado fresco, instalamos tranquilamente nuestras cosas en la habitación y nos preparamos para dar un paseo al rededor del lugar, hasta un mirador sobre los Cerros para disfrutar del atardecer (que, por desgracia para nosotros, esta vez estará oculta por las nubes).

La roca es abrasiva y cálida, el ambiente es tranquilo y meditativo, y todos estamos concentrados en lo que nos espera mañana: la ascensión del Cerro Mavicure.

Mavicure, Mono y Pajarito

Los Cerros de Mavicure (más conocidos como Mavecure) son tres montañas sagradas situadas a ambos lados del río Inírida. A un lado del río está el Cerro Mavicure (170 m), que debe su nombre a la contracción de las palabras Mavi (Cerbatana) y Curare (Veneno) en la lengua curripako. Al otro lado del río están el Cerro Mono (480 m) y el Cerro Pajarito (712 m).

Cuenta la leyenda curripako que tres hermanos huérfanos vivían en una orilla del río Inírida. El mayor sentía pasión por los pájaros, el segundo amaba a los primates y el tercero no se sentía vinculado a nada y utilizaba su cerbatana para cazar todo lo que le gustaba a sus hermanos y todo lo que la naturaleza ofrecía para su veneno…

Los otros dos hermanos al ver que Mavicure no cambiaba su comportamiento, se enfurecieron y decidieron poner fin a esta situación exiliando a su hermano al otro lado del río y decidieron convertirse en piedra para evitar nuevas masacres.

Las leyendas difieren en cuanto al origen simbólico de estas montañas, pero todas las tradiciones parecen coincidir en que este lugar era (¿y sigue siendo?) sagrado para las poblaciones indígenas.

Más prosaicamente, los Cerros de Mavicure forman parte del famoso Escudo Guayanés, la formación geológica más antigua de la Tierra (2.000 millones de años), que se extiende desde la Guayana Francesa hasta Colombia. Estas cúpulas de piedra se llaman “Tepuyes”. Se pueden encontrar prácticamente en toda la selva amazónica y siempre han tenido un carácter sagrado y simbólico para los pueblos originarios.

Contactar a nuestro aliado local para viajar a los cerros de mavicure

Ivan, nuestro aliado para esta aventura, trabaja con un prestador que practica un turismo responsable y ofrece precios acordes con la competencia.

En la cima del Cerro Mavicure

sobre los hombros de los gigantes de piedra

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

Son las 3: 45 a.m cuando suena el despertador. La noche sigue siendo oscura y un café nos espera para terminar de despertarnos. Equipados con nuestras linternas frontales, partimos hacia el pie del Cerro Mavicure.

El esfuerzo inicial es intenso y sorprende a nuestros cuerpos aún adormecidos, pero por suerto esto dura poco. Avanzamos sin ver gran cosa, sólo una cuerda de ayuda, nuestros pies y un objetivo en mente: alcanzar la cumbre.

Nuestro guía nos cuenta que, en tiempos antiguos, escalar el Mavicure en ayunas era la prueba para elegir a los mejores guerreros…

Poco a poco, la primera luz del día se hace sentir, y a medida que nos acercamos a la cumbre, los picos de los Cerros Pajarito y Mono quedan escondidos entre nubes densas. ¿Se estropeará esta cita tan esperada al amanecer por culpa del clima?

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

Tras 2 horas de caminata, por fin llegamos a la cima, empapados en sudor pero ansiosos por contemplar el panorama. El viento juega con las nuebes, como una danza mística alrededor de las cimas de los Cerros Mono y Pajarito.

Magia pura

Y luego, al despuntar el día, el tiempo se aclara y las montañas se revelan ante nuestros ojos en todo su esplendor.

El paisaje es impresionante.

Sin duda, es uno de los paisajes más bellos que hemos visto en Colombia

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

No hay palabras para describir lo que vemos, lo que sentimos. Es un momento de introspección y gratitud ante el impresionante majestuosidad de la naturaleza.

Nos encantaría quedarnos aquí durante horas, contemplando esta obra maestra.

Pero la realidad nos atrapa. Los Cerros de Mavecure, tan aislados y remotos, también son un lugar regido por las leyes del turismo… Aunque fuimos los primeros, los otros grupos van llegando uno tras otro según un horario establecido para que todos puedan disfrutar del lugar. Por cierto, sólo puedes ir allí con una agencia local y guías de la comunidad.

Pero antes de bajar, el guía de la comunidad de Puinave que nos acompaña nos cuenta la historia de la leyenda de la princesa Inírida, que procede directamente de la tradición indígena ancestral. Y nos la cuenta como si no formara parte de su propia herencia cultural…

Nos invade una sensación muy extraña. Nos invade una especie de tristeza. Una tristeza que proviene de lo más profundo del alma de los Cerros, que lloran la pérdida de su identidad. Pero es la realidad y la “evolución”(?) de las culturas.

Tomamos el camino de regreso, pero seguíamos en nuestra burbuja, como fuera del tiempo. Durante el descenso, Fabio sigue destilando retazos de conocimiento indígena, así poquito a poco. También nos habla de las plantas medicinales que se encuentran por el camino y nos señala las orquídeas que crecen allí en la roca ¡como por arte de magia!

Por fin llegamos al refugio y es hora de desayunar. ¿Hemos soñado este momento? Ha sido un poco como un sueño, en el que no puedes estar seguro de si estás despierto o sigues soñando.

la Princesa Inírida

Cuenta la leyenda que Inírida era el nombre de la joven más bella de la comunidad (Inírida significa “pequeño espejo del sol”).

Un día, un joven se enamoró perdidamente de Inírida. Encontró la receta de una poción mágica (conocida como quereme) hecha con puzana (una planta sagrada) que le permitiría conquistarla.

Pero al equivocarse en la dosis, hizo una preparación demasiado potente , y el efecto sobre Inírida fue devastador. En lugar de enamorarse, la princesa enloqueció, perdió todo sentido de la realidad, perdió la noción de dónde estaba, huyó de un lugar a otro y decidió refugiarse en el Cerro Pajarito.

El joven intentó seguirla, pero la montaña era imposible de escalar, sólo ella podía hacerlo. Cuando despertó, la joven se encontró sola y decidió vivir lejos de los humanos, haciendo del cerro su castillo donde viviría sola y lejos de los humanos para siempre.

Se dice que, de vez en cuando, la princesa siente nostalgia de su pasado con los humanos y deja correr por las laderas de la montaña lágrimas que parecen bordados de plata. Hoy en día, la puzana más fuerte crece en el Cerro Pajarito.

Contactar anuestro aliado local para viajar a los cerros de mavicure

Ivan, nuestro aliado para esta aventura, trabaja con un prestador que practica un turismo responsable y ofrece precios acordes con la competencia.

Playas paradisíacas (o casi)

Al pie de los Cerros de MavEcure

Cerros de Mavicure, el paisaje mas bello de colombia?

El día empezó con una explosión de emociones, pero nos esperan otras experiencias que nos irán devolviendo poco a poco a la realidad.

Fuimos a conocer el cultivo de Yuca Brava. . La yuca es una planta con diversas variedades, entre ellas la “yuca brava”, que es tóxica por naturaleza para el ser humano. Por ello, su preparación requiere toda una serie de técnicas para hacerla comestible, por lo que esta planta es de especial importancia para las culturas indígenas locales.

De regreso, testeamos la navegación tradicional en una piragua que aquí llaman “curiara”.

El almuerzo nos espera y de nuevo el pescado fresco es el rey del menú. Esta vez, será el famoso pescado moqueado, que se cocina en hojas de palma y se ahúma de forma tradicional sobre un fuego de leña.

En la tarde, esta región de mil caras ocultas nos reserva una nueva sorpresa. Salimos en lancha hacia Caño San Joaquín, donde descubrimos un paisaje totalmente irreal: unas extensas playas de arena blanca que se extienden sobre un río de aguas claras, ¡pero de color rojo!

El espectáculo es asombroso.
El momento es mágico.

El calor es intenso, así que pasamos todo el tiempo refrescándonos en esta agua increíble. Adempas porque una cantidad de mosquitos nos impiden abandonarnos en una siesta en la playa…

Al regreso, la luz del final de la tarde nos regala un paisaje impresionante, este río rojo y estos tonos dorados que iluminan los imponentes Cerros de Mavicure. No falta de nada. Todo está ahí. Y una vez más, gratitud en el corazón.

Al anochecer, después de nuestra última cena en este mágico lugar, el cielo está despejado, la luna llena brilla con fuerza y decidimos ir de nuevo al pie de estas montañas sagradas una última vez para agradecer a la vida, a la naturaleza (y a nuestro trabajo) estos momentos de eternidad compartida.

A la mañana siguiente tendremos a salir de nuevo al amanecer, debido a un cambio en el horario del vuelo de algunos compañeros. Pero las 2 horas y media de lancha nos ayudarán a crear esa espacio entre el mundo mágico de los Cerros de Mavicure y el regreso a la realidad de la vida.

¿Hay que ir con una agencia?

La respuesta corta es SÍ, y te aconsejamos la agencia de Iván, nuestro aliado local y experto en el destino. Puedes contactarlo directamente mediante el formulario que aparece a continuación.

Tambien es posible viajar a Inírida y organizar tu visita a los Cerros de Mavicure ya estano allí. Pero seguro tardarás más en organizarte. Por eso te recomendamos organizar tu viaje previamente con una agencia para organizar toda la logística que implica un viaje como este.

Para este viaje a Cerros de Mavicure, viajamos con la agencia de nuestro aliado Iván, que propone viajes grupales de 4 días / 3 noches todos los fines de semana del año, y de esta forma puede proponer precios mas cómodos.
Para los que prefieren, Ivan también organiza viajes de forma privada pero será más costoso.

Contactar a una agencia

¿Por qué viajar con Iván?

Iván, nuestro aliado local, es experto en los destinos amazónicos y poco explorados. Además, trabaja con provedores locales que practican un turismo responsable:

  • tarifas atractivas para grupos
  • proyectos de conservación del ecosistema
  • proyectos de educación medioambiental en las comunidades
  • trabajo en estrecha colaboración con las comunidades indígenas
  • remuneración justa y una relación honesta con los proveedores de servicios locales

Contacto

Cerros de Mavicure Colombia Oculta (#45)

Si quieres contactar a Ivan, nuestro aliado local, puedes usar este formulario. Así sabrá que vienes de nuestra parte y estarás apoyando nuestro trabajo. Para ti no cambia nada pero para nosotros sí !

nuestro itinerario de 4D/3N

Ivan se encargó de toda la organización de nuestro viaje. Nosotros sólo fuimos responsables de comprar nuestro pasaje de avión a Inírida. El programa puede cambiar en función de las necesidades locales.

Día 1

  • Llegada a Inírida y recogida en el aeropuerto
  • Traslado en lancha a una reserva natural en el Río Orinoco
  • Paso por la estrella fluvial de Inírida, la confluencia de los ríos Inirida, Guaviare y Orinoco
  • Increíble baño en las cristalinas aguas ocre del Río Atabapo
  • Noche en cama individual (con mosquitero)

Día 2

  • Actividad : senderismo o escalada de árboles en la reserva
  • Traslado en lancha a los Cerros de Mavicure
  • Primer encuentro visual con los tres cerros: Mono, Pajarito y Mavicure
  • Recepción en las instalaciones turísticas de la comunidad indígena Puinave
  • Breve caminata al atardecer
  • Noche en cama individual (con mosquitero)

Día 3

  • Salida a las 4 a.m. para iniciar la caminata hasta la cima del Cerro Mavicure
  • Amanecer con una vista indescriptible de los cerros Mono y Pajarito
  • Visita de la chagra y del proceso de cultivo de la Yuca Brava
  • Un increíble baño en las cristalinas aguas rojas del Caño San Joaquín
  • Navegación en una piragua tradicional (Curiara)
  • Noche en cama individual (con mosquitero)

Día 4

  • Regreso a Inirida y traslado al aeropuerto.

Toda la alimentación esta incluída en el paquete.

cuanto cuesta el viaje?

  • Vuelos a Inirida: entre $600.000 y $1.000.000 COP
  • Impuesto turístico: $82.000 COP para extranjeros ($42.000 COP para colombianos)
  • Plan en grupo de 4 días / 3 noches con fecha fija con Iván: $1.575.000 COP

Dónde alojarse en Cerros de Mavicure

Cuando contrates a Iván para organizar tu viaje a los Cerros de Mavicure, todo el alojamiento estará incluido.

El alojamiento que se propone en estas tierras es en dormitorios compartidos amplios y aireados con camas individuales (1 persona), cada una con su propio mosquitero, y baños compartidos. No esperes lujos, es sencillo pero limpio y cómodo.

Los únicos hoteles convencionales están en la ciudad de Inirida.

Cómo llegar a Mavicure

Al igual que a otros destinos alejados del país sólo se puede llegar en avión a Inírida.

Volar a Inirida

Vuelo Bogotá – Inirida
Tarifa: entre 600.000 $ y 1.000.000 COP según la temporada y la época del año
Compañía aérea: Satena
Duración: 1h30

Transporte local

Todos los desplazamientos se realizan en lancha por los distintos ríos que rodean Inírida: río Inirida, río Guaviare, río Atabapo, río Orinoco.

Los viajes diarios duran entre una hora y media y dos horas y media de media.

Todo el transporte necesario durante el viaje, será garantizado por nuestro aliado local si viajas con el.

Otros artículos que pueden interesarte

8 destinos poco conocidos en Colombia

Los Autores

Angélica & Samuel

Somos Angélica y Samuel, una pareja franco-colombiana, fotógrafos y escritores web profesionales, expertos en viajes por Colombia. ¡Creamos este blog de viajes para aportar nuestro grano de arena para cambiar la imagen del país, ayudarte a preparar tu viaje e inspirarte a descubrir Colombia de una manera diferente!

Angélica & Samuel, autores del Blog de viajes a Colombia

Nuestro sitio contiene formularios y enlaces que te permiten utilizar servicios o ponerte en contacto con proveedores testeados y aprobados. Usar nuestros enlaces y formularios es la garantía de recibir un servicio de calidad Y también es apoyar nuestro trabajo. Para ti no cambia nada, pero para nosotros sí. Gracias por tu apoyo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.