Seydukwa, Inmersión cultural en una familia arhuaca de la Sierra Nevada

Publié le

La Sierra Nevada de Santa Marta es un territorio donde viven cuatro pueblos autóctonos descendientes de los Tayronas: los Wiwas, los Kankuamos, los Koguis, y por supuesto, los Arhuacos.

Los indígenas han tenido que sobrevivir primero a la colonización española, luego al expropiación de sus tierras, después al conflicto armado entre las guerrillas y los paramilitares y más tarde a la explotación industrial de su territorio.

En los años 70, una ley delimitó un territorio considerado como reserva indígena protegida. Desde entonces, ha habido una lucha diaria por recuperar pedazos de tierra de un territorio original mucho más grande.

La experiencia Seydukwa te permite comprender un poco mejor este contexto y vivir algo único en el corazón del mundo!

Así que si decides venir a la Sierra, ven con con la mente y el corazón dispuesto a escuchar, aprender, entender, compatir e intercambiar.

Información práctica

Encontrarás toda la información práctica sobre la experiencia Seydukwa al final de este artículo:
Contactos y reservas
Precios del tour
Cómo llegar a Palomino
Dónde alojarse en Palomino

Prepararse para la Sierra Nevada

EXPERIENCIA EN SEYDUKWA

Mural en homenaje a los indigenas en palomino

Adrian, el líder arhuaco de este proyecto comunitario, nos citó en Palomino para una pequeña charla informativa antes de partir a reunirnos con una familia indígena Arhuaca de Seydukwa.

A la mañana siguiente teníamos cita cerca de la estación de gasolina del Troncal del caribe para encontrarnos con Isaías, quien viene a recogernos para guiarnos por las montañas hacia Seydukwa.

Vemos llegar a un muchacho muy joven, de unos veintitantos años, cabello color ébano, ojos brillantes. No lleva el traje tradicional de los indígenas de la Sierra, esa impecable túnica blanca reconocible entre mil. Una camiseta de fútbol color azul eléctrico, pantalones de trabajo, botas y un machete, aquí es donde comienza un beneficioso cambio de pensamiento del “folclor” indígena, ese que el turista quiere ver, que quiere fotografiar, esta folclorización de la figura del indígena que este proyecto desea cambiar.

Pero te preguntarás ¿por qué Isaías no lleva puesto el traje tradicional? Simplemente porque la tela de la túnica es muy pesada y por lo tanto es más práctico usar ropa ligera para caminar en las montañas, llevar material, etc.

Isaías nos cuenta que no hace mucho que es un guía de Sierraventur. Este es uno de los muchos aspectos importantes del proyecto y este es quizás el momento de contarles sobre el enfoque de esta agencia bastante especial.

Turismo responsable

EXPERIENCIA EN SEYDUKWA

Adrian de Sierranvetur travel tourisme responsable communautaire voyage en colombie
Adrian, Lider del proyecto en Seydukwa

Sierraventur Travel es un proyecto de turismo rural y comunitario dirigido por la propia comunidad indígena Arhuaca.

Este proyecto se creó en respuesta a los efectos negativos del aumento del turismo en Palomino, desde 2010 en las comunidades indígenas de la zona.

Durante muchos años, los indígenas fueron explotados por algunos guías que traían grupos bastante grandes de personas a las aldeas de la montaña sin ninguna compensación real: una bolsa de arroz por aquí, un paquete de café por allá, mientras que ellos sí cobraban fuertemente al turista. También contaban sus historias a su gusto, transmitiendo información falsa sobre estos pueblos y su cultura.

Los mochileros en busca de nuevas experiencias también llegaban a hacer supuestos voluntariados en las aldeas indígenas. Pero, al darse cuenta de la dificultad del trabajo físico en estas aldeas remotas, se marchaban tan pronto como llegaban, sin olvidar lo que habían venido a hacer: tomar fotos o vídeos con los indígenas, para documentar su paso por allí.

Todas estas situaciones le permitieron a la comunidad observar que el problema estaba en la forma en la que funcionaba el turismo. Así que para demostrar que un tipo de turismo diferente es posible, que el viajero puede entender y aceptar descubrir la cultura indígena de una manera respetuosa, decidieron crear una iniciativa propia de la comunidad, en la que sus miembros participan para garantizar la prestación de todos los servicios (guías, cocina, mantenimiento de los caminos, alojamiento, seguridad, etc).

Este proyecto tiene dos ejes principales, el empoderamiento territorial y cultural (reapropiación): ellos son los que traen a los viajeros y les garantizan una buena experiencia, ellos son los que hablan de su cultura y ellos son quienes la comparten y a ellos les quedan los beneficios de esta actividad !

Venir a Seydukwa es apoyar un proyecto de turismo responsable en el que los indígenas Arhuacos son los actores. Es una experiencia directa entre el viajero y una familia Arhuaca, sin intermediarios. Todas las ganancias van al proyecto y a la comunidad.

La idea de este proyecto es ofrecer una experiencia de intercambio cultural y a través de ella, transmitir su mensaje de preservación del medio ambiente.

Es un proyecto de turismo razonable, sólo se admiten 8 personas por semana para no sobrecargar la vida cotidiana de la familia arhuaca. En vista del éxito de esta experiencia, espacios exteriores a las casas de la familia se están construyendo para no alterar su equilibrio de la comunidad.

Contacto y reservas

El camino como meditación

INMERSION EN UNA FAMILIA ARHUACA, SEYDUKWA

Camino de Sydukwa de la Sierra Nevada de Santa Marta
Sendero hacia Seydukwa.

Isaías nos anuncia lo que nos espera, el camino tendrá 5 subidas, dos de las cuales son considerables, para una caminata de unas 2 horas. En realidad, estamos en las montañas, así que es subir y bajar, nada extraño hasta ahora. Lo que es diferente es que hace calor, mucho calor y a la vez es húmedo, muy húmedo. Creo que nunca he sudado tanto en mi vida, ¡debo haber perdido como 100 litros de agua durante esa caminata! Sobretodo porque era el que llevaba el equipo fotográfico, el dron y los 3 litros de agua para los dos días.

La caminata nos cuesta un poco, pero el espectáculo salta a la vista. Hermosos paisajes del Río Palomino y un denso y exuberante bosque invitan a la introspección. Vamos a paso lento, tenemos tantas preguntas y nos falta un poco el aire también… ¡hay que admitirlo! 🙂

Isaías tiene una paciencia infinita, lleva la maleta de Angélica, nos espera, va a nuestro paso, responde a las preguntas que puede contestar, manteniendo siempre esa parte de misterio que estará sobre nosotros constantemente durante estos dos días excepcionales.

Isaías está en proceso para convertirse en Mamo. Como en todos los pueblos de la Sierra, ya sean los Koguis, los Wiwas, los Kankuamos, el Mamo es el personaje más importante de la comunidad Arhuaca. Es el guía, el líder espiritual de la comunidad. Convertirse en Mamo requiere un aprendizaje muy profundo de la historia del pueblo arhuaco, las tradiciones, la naturaleza, las plantas, los animales. Se necesitan varios años de formación hasta que el futuro Mamo esté listo. Isaías está sólo al principio de todo este proceso…

Luego de casi 3 horas llegamos a Seydukwa, situada a orillas del Río Palomino. Con el río delante de nosotros, los niños nadando y jugando allí, el momento es especial. Algo poderoso se siente dentro de nosotros, una energía, la consciencia de que estamos a punto de vivir una experiencia privilegiada, estamos como frente a una puerta a un universo paralelo con el río como ritual de iniciación…

Solo nos falta cruzar el río, maletas en la cabeza para los más valientes, una balsa tirada por Isaías para los menos temerarios. Aquí no hay excusa, todo está planeado para hacer la experiencia accesible a todos.

Aprovechamos el momento para darnos un chapuzón, momento para recuperar el aliento, dejar que el esfuerzo de la caminata se desvanezca y prepararnos para entrar a la aldea para conocer a la familia de Isaías y Adrián, la conexión es total con la naturaleza que nos rodea.

Entrar a Seydukwa

Entrada al corazón del mundo Arhuaco

experiencia Seydukwa
Seydukwa, Sierra Nevada

Entramos a Seydukwa. Pollos, cerdos negros, algunos árboles que resguardan un banco de madera y casas tradicionales con techo de palma. Una de las casas está reservada para acoger a los invitados. Una habitación con piso de tierra, hamacas, incluso una cama y cobijas para aquellos que quieran mantener una apariencia del confort de la ciudad. Una vez más, no se trata de hacernos la vida más difícil de lo necesario, sino de acogernos con la mayor amabilidad posible para permitirnos estar lo más dispuestos a la experiencia que se nos propone.

Adrián, a quien volvemos a ver por primera vez desde nuestra charla del día anterior en Palomino, nos espera en el banco bajo el árbol de la palabra. En el centro de la aldea, la cocina y el comedor. No se nos permitirá entrar en la cocina donde la madre de Isaías y Seyani, la esposa de Adrian (la hermana de Isaías) preparan la comida.

Nos presentamos rápidamente y con timidez mientras esperamos al lado de Adrian. Entendemos rápidamente la increíble suerte que tenemos de estar allí, pero también la extrañeza de la situación pues la figura del viajero no parece pertenecer a tal ambiente. Sentimos una mezcla de curiosidad, el deseo de saber, entender, oír, combinado con un sentimiento de “no querer molestar”, de mantener una distancia respetuosa, que al final conservamos por dos días.

Este es un momento particular para nosotros, pero también para la familia de Adrian. Durante varios días el Mamo y toda la familia estuvieron en un intenso trabajo espiritual que requería mucha energía. El final de este trabajo indica una necesidad de descanso para todos y llegamos justo en ese momento en que todos necesitan encontrar su privacidad y espacio…

Contacto y reservas

En el corazón del mundo con los Arhuacos

Descubrir la cultura Arhuaca

Visitar Seydukwa  una familia arhuaca
Seydukwa, Sierra Nevada de Santa Marta

Nuestra primera comida marca el comienzo de nuestra inmersión en la vida local. Aquí, en el momento de escribir estas líneas, dos sentimientos contradictorios se oponen: el deseo de contartelo todo y la necesidad de dejarte descubrir y vivir esta experiencia por ti mismo.

Descubriremos lo que hace que la vida cotidiana de la familia de Adrián, el pueblo indígena Arhuacos de la Sierra Nevada, sea cercana a lo que otras comunidades koguis, wiwas o kankuamos también viven.

Entre ellos se incluyen el cultivos de alimentos, el cultivo de cacao para el comercio, el cultivo tradicional de Ayu (hoja de coca) y su significado, el trabajo de construcción de casas tradicionales, conocer el trapiche y lafabricación de la panela, el uso de maguey para hacer mochilas, bañarse en el Río Palomino, visitar lugares ceremoniales y conocer lo que es el trabajo espiritual, el papel de los Mamos y cómo funciona la aldea, momentos para limpiar el alma en una cascada sagrada, tener una vista inolvidable de los picos nevados de la Sierra Nevada… y charlar, charlar, charlar…

Nosotros no tuvimos la oportunidad de vernos con el Mamo, por las razones mencionadas anteriormente, ni de recibir la “aseguranza de la Sierra”, la protección de la Sierra, nos queda pendiente para una próxima visita.

Sin embargo, tuvimos una larga charla con Adrian bajo un cielo estrellado. Un momento propicio para reflexionar, para la introspección, para pensar en aquello que nos hace diferentes, lo que nos une, nuestras formas de vivir, nuestra forma de ver el mundo, nuestras creencias, nuestras culturas… Pudimos aprender más sobre la cosmovisión única del pueblo Arhuaco y de los otros pueblos indígenas de la Sierra Nevada.

Cosmovisión Arhuaca

Tour Seydukwa

Cosmovision des indigènes Arhuacos de la Sierra Nevada de Santa Marta

Los indígenas Arhuacos, al igual que las demás comunidades de la Sierra Nevada, tienen una “cosmovisión” única, una creencia totalmente basada en la naturaleza y una forma de vida en total conexión y respeto con el medio ambiente que los rodea.

La Sierra es para ellos como un cuerpo humano cuya cabeza son los picos nevados, los árboles sus cabellos, los lagos su corazón, la tierra sus músculos, los ríos sus venas… un cuerpo sagrado como todo el territorio de la Sierra.

La Sierra Nevada no sólo es el origen y el corazón del mundo que se concentra a su alrededor, sino también su resumen y soporte. En las montañas se concentran los padres y madres de todo lo que existe y la existencia del mundo y el equilibrio del universo depende del cuidado que se les da.

Los “padres” confiaron a los cuatro pueblos indígenas de la Sierra (Wiwa, Kankuamos, Koguis y Arhuacos) la misión de cuidar del mundo y de todo lo que existe. De esta responsabilidad deriva el nombre de Hermanos Mayores, ya que la función que se les confió desde el principio fue la de cuidar lo creado para equilibrar, no dejar desaparecer y cuidar a los hermanos menores. En este sentido ellos son los hermanos mayores de la humanidad (Guia Jina) y nosotros somos los hermanos menores (Juga Jina).

Contacto y reservas

El mensaje de la Sierra

Experiencia Seydukwa con los indígenas Arhuacos

Visitar una comunidad indígena en un viaje por Colombia
Sierra nevada vista desde Seydukwa

A la mañana siguiente los monos aulladores nos despiertan, nos levantamos al amanecer para ir a descubrir uno de los más bellos espectáculos que la naturaleza puede reservarnos. Es temprano en la mañana, pero ese es el precio a pagar por adelantarse a las nubes y quizás tener la oportunidad de descubrir los picos nevados de la Sierra Nevada.

El momento es simplemente excepcional.

Aquí, a pocos kilómetros del Mar Caribe, en una de las regiones más calientes del planeta, ver estos picos nevados a más de 5000m de altura es un espectáculo irreal y emotivo. Emotivo, pues la fuerza de esta se impregna en el alma, como una mano que imprime sobre nuestro hombro el mensaje de la Sierra, el mensaje de los hermanos mayores…

Deja de destruir nuestra tierra

Su mensaje es simple y claro: “deja de destruir nuestra tierra”, la suya para empezar, pero más ampliamente la del planeta en su conjunto. Hoy nos hacen un llamado a nosotros, los hermanos menores, a toda la humanidad, porque ellos solos no pueden proteger el planeta si todos no hacemos el mismo esfuerzo.

Se están llevando a cabo muchas luchas para reclamar tierras y ampliar la reserva indígena, para luchar contra los proyectos mineros y las industrias contaminantes de la región, para luchar por la desmilitarización de su territorio…

Seydukza está haciendo su parte en la labor de reapropiación de su territorio ofreciendo un turismo comunitario pensado, deseado y dirigido por los propios indígenas y cuyos beneficios van directamente a la comunidad.

Allí hicimos la promesa de compartir este mensaje, un mensaje para animarlos a que vengan y escuchen a la Sierra Nevada, pero no de cualquier manera, no con cualquiera.

Como habrán comprendido, vivir la experiencia Seydukwa es la garantía de un turismo respetuoso que beneficia directamente a los pueblos indígenas de la cuenca de Palomino y campesinos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Información práctica

Seydukwa, Sierra Nevada

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.