Desconectarse en Punta de los remedios

Publié le

Como lo decimos en nuestro artículo sobre los planes para que hacer en Santa Marta, Las playas y los pueblos se alternan a lo largo de la costa entre el parque Tayrona y Riohacha.

Hoy avanzamos por la ruta de la Guajira, en dirección a Dibulla, más exactamente a Punta de los Remedios!

Un pueblo perdido donde no hay prácticamente nada y donde reina la paz y la tranquilidad.

Aquí la gente no te está esperando, sus habitantes viven de la pesca, no hay infraestructura turística todavía, no hay nada. Si decides venir, por favor, hazlo con el mismo respeto como si entraras a la casa de un desconocido. conversa, interesate, disfruta, pero sé alguien que observa sin querer molestar. fundete en el entorno

Información práctica

Toda la información práctica sobre Punta de los remedios se encuentra al final de este artículo:
Cómo llegar a Punta de Los remedios
Dónde alojarse en Punta de los remedios

Dirección Punta de los remedios

LA GUAJIRA

Desconectarse en Punta de los remedios

Al regresar de nuestro encuentro con la comunidad indígena de Seydukwa decidimos ir a Punta de los Remedios para pasar dos días de descanso y ocio lejos del ajetreo de Palomino. No queríamos quedarnos en Palomino, queríamos prolongar el ambiente de los días anteriores que fueron tan ricos en emociones y descansar tranquilamente.

Fue doña Luciana, la propietaria del Hostal Aluna donde nos alojábamos en Palomino, quien nos susurró la idea al oído. Resulta que esta simpática dama posee unas cabañas tipo Eco-hotel en Punta de los Remedios y nos las vendió tan bien, que no pudimos resistir más de 5 minutos a la idea de irnos a la tranquilidad.

Luciana nos llamó un conductor, hicimos las maletas y listo. Cogimos camino hacia “punta de los remedios” situada poco después de Dibulla, otro pueblo muy recomendado si quieres salir de los destinos habituales.

Nos cayó un aguacero en medio de la carretera y el viejo BMW de nuestro chófer parecía tener algunos problemas con el agua… los limpiaparabrisas tenían problemas para funcionar, los faros no andaban bien y finalmente nos detuvimos para hacer la revisión. El conductor y su ayudante pusieron manos a la obra bajo el torrencial aguacero y arrancamos de nuevo. Preguntamos si todo iba a estar bien, porque estaba oscuro y la idea de quedarse atascado en la carretera en medio de la nada no nos llamaba particularmente la atención. Pero nuestros amigos empapados nos tranquilizaban, aunque no podían ocultar las miradas de preocupación! El transporte en Colombia siempre está lleno de sorpresas de todos modos. 😉

¡Por suerte, logramos llegar a nuestro destino!

Nuestro alojamiento

PUNTA DE LOS REMEDIOS, La Guajira

Desconectarse en Punta de los remedios

Aquí estamos en ” Playa Kai Glamping “, llamado así haciendo referencia al nuevo concepto de moda Glamping que combina el camping y el glamour. A nosotros nos parece mas bien un eco-hotelm pero buenom eso no es tan importante.

Al llegar de noche descubrimos nuestro pequeño remanso de paz por los siguientes dos dias: 4 magníficas cabañas en madera con techos de palma muy bien amobladas. Una casita central donde se puede cocinar o reservar el servicio de una cocinera y una zona de relax con mesas a la sombra y con vista al mar… bueno, vista es poco decir, estamos literalmente en la playa en realidad! Genial.

Acabamos de ver consultando la página booking de Kai Glamping que hay algunas novedades en las instalaciones y una nueva terraza instalada con una red para disfrutar la vida y el atardecer.

Nos instalamos en nuestra romántica cabaña, cama cómoda, la ducha con vista al cielo estrellado, el sonido del mar… no podríamos soñar con un lugar mejor para descansar y recargar energías antes de la última etapa de nuestro itinerario : El desierto de la Guajira.

Un pueblo fuera del tiempo

Punta de Los Remedios, La Guajira

Desconectarse en Punta de los remedios

¡El día siguiente lo dedicamos a hacer pereza en la mañana! como habíamos dicho, vinimos aquí para des-can-sar. No tuvimos la energía para ir de compras antes de llegar y preferimos pagar los servicios de una famosa cocinera que vive al lado, cuida las cabañas y recibe a los viajeros.

Las cabañas están situadas a unos cien metros a las afueras del pueblo de Punta de los Remedios. Fuimos a comprar agua y frutas y aprovechamos para hacer el tour en las calles tranquilas y casi desiertas. Habían dos tiendas abiertas donde encontramos lo que buscábamos, en la calle las chicas se hacían peinados, se estaban preparando para la fiesta del “Amor y Amistad”, una fiesta que al parecer, aquí se celebra con todos los juguetes!

Hacía calor, mucho calor, buscando sombra y algunos ángulos para capturar esta atmósfera intemporal, decidimos volver a casa. 🙂

Aprovechamos para ir al mar a darnos un chapuzón, que esta allí, justo bajando las escaleras que llevan directamente a la playa, dimos un paseo y pasamos el día sin hacer nada más que disfrutar la vida…

Llegó el atardecer y el cielo ardía ante nuestros ojos… es la hora de la enésima magnífica puesta de sol en Colombia…

Al encuentro de los pescadores

PUNTA DE LOS REMEDIOS, La Guajira

Desconectarse en Punta de los remedios

Después de acostarnos temprano la noche anterior, nos levantamos al amanecer para ver el trabajo de los pescadores de camarones en la playa. El encargado de la cabaña nos habló de esta pesca, que representa la actividad principal de los habitantes. Es simple: toda la economía del pueblo se basa en la pesca de camarones. Todas las mañanas al amanecer, los pescadores tienden sus redes antes de arrastrarlas a mano por la playa, cruzando los dedos para traer tantos crustáceos como sea posible.

Fuimos a lo largo de la playa con las primeras luces del día, una ligera neblina bañaba el horizonte, y a lo lejos vemos a los hombres ocupados en su oficio. A su alrededor, en el océano, en el cielo, en la playa, en el camino, ¡pájaros por todas partes! Montones de aves marinas blancas y rosa fluorescente, muy astutas, esperando que los pescadores les sirvan la comida en una bandeja.

Al principio nos acercamos tímidos, el ambiente no es relajado, se requiere mucha fuerza y rigor! Sin atrevernos a molestar, en primer lugar nos quedamos como espectadores, aprovechando la multitud de pájaros para tomar algunas fotos, luego, nos acercamos a los pescadores y simplemente les preguntamos si podíamos tomar algunas fotos y naturalmente comenzamos la conversación para saber más sobre su oficio.

Finalmente intercambiamos con ellos durante un largo rato, nos hablaron sobre toda la cadena de camarones que mantiene el pueblo vivo Los pescadores tienden las redes a las 5 de la mañana y las arrastran sobre la playa a la mano, después la pesca del día se lleva al pueblo donde las mujeres los preparan y finalmente los jóvenes los entregan a quienes los comercializan. Así todas las familias del pueblo sobreviven gracias a los camarones, expectantes cada día para saber si la pesca fue buena.

Aquí es la región de la Media-Guajira y la mayoría de la población es negra, afrocolombiana. Pudimos ver que la relación con los nativos Wayuu no es fácil. Los pescadores nos confiesan que se sienten abandonados por el gobierno, solos en el mundo, ensayando de sobrevivir como ellos puedan mientras que los Wayuu reciben ayudas del gobierno… Escuchamos, sin juzgar. Siempre estos encuentros son muy bonitos y enriquecedores.

Llegó la hora de hacer las maletas y salir camino a Riohacha. Este paréntesis encantado permanecerá como uno de los mejores recuerdos de este viaje. Dudamos durante mucho tiempo antes de decidir si hablar o no sobre este lugar que pocos conocen. Un año para ser exactos. Por que ? porque no queremos ver este lugar convertido en un Palomino Bis…

Información práctica

Punta de los Remedios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.