Visitar la Laguna de Guatavita

Compartir:

Circuitos a la medida por Colombia

¿Deseas hacer un recorrido por Colombia de la mano de una agencia de viajes?
Compara las ofertas de nuestros aliados locales

“El siglo XVI. Desde los cuatro rincones de Europa, gigantescos veleros parten a conquistar el Nuevo Mundo. A bordo de estos barcos, hombres, ávidos de sueños, aventura y en busca de fortuna…”

Así habló Zaratustra. MMMMmmm No. Así hablaba la voz en off de uno de mis dibujos animados favoritos cuando era niño “Las misteriosas ciudades de oro” (muy popular en Francia). Sus imagenes hacen eco hoy con la leyenda del dorado aquí en Colombia.

El mito de El Dorado

Laguna de Guatavita

Visitar la Laguna de Guatavita

Este mito surge aquí, en Colombia. Cuando se hablaba Chibcha y sus habitantes se llamaban Muiscas. Aquí se tejía, se esculpía, se cantaba, se danzaba, se hacian ofrendas … Comunión con los dioses, los antepasados, la naturaleza… ofrendas, rituales, sacrificios, leyendas… los Muiscas tenían lagunas sagradas en las montañas cercanas a Bogotá.

Al rededor de esta laguna se reunieron todas las tribus Muiscas y otras tribus indígenas de los países vecinos para celebrar ceremonias excepcionales durante las cuales se lanzaban múltiples ofrendas de oro y esmeraldas, para celebrar a los dioses, para pedir una buena cosecha, para hacer que sucediera algo importante … El cacique, se cubría con polvo de oro para sumergirse y fecundar la laguna y salir purificado con sus aguas benéficas.

Esta leyenda, de ceremonias donde fluía el oro en abundancia, dió vueltas a la tierra y llegó a los oídos de los conquistadores de la época, participando en la creación del mito de “El Dorado”. La avaricia provocó las invasiones y masacres que ya conocemos.

Durante décadas, los colonos buscaron ese El Dorado, esas “ciudades de oro” de las que todo el mundo hablaba. Los indígenas hicieron todo lo posible para evitar que los colonos encontraran lo que buscaban, dándoles información falsa, desviándolos a otras tierras, todo no para proteger su supuesto tesoro, sino para proteger su sitio sagrado, su laguna.

Muchas de las lagunas alrededor de Bogotá eran lugares rituales sagrados de los muiscas ( Como la laguna de Iguaque, no lejos de Villa de Leyva ). Pero es aquí, en la Laguna de Guatavita, donde nació uno de los mayores mitos de la humanidad.

Habría tantas cosas atroces que contar sobre lo que sucedió aquí cuando llegaron los conquistadores, la hendidura que se observa en la laguna de Guatavita es lo suficientemente evocadora como para imaginar hasta dónde estaban dispuestos a llegar los colonos para verificar si la leyenda era cierta : es la prueba de varios intentos de vaciar por completo la laguna para encontrar sus tesoros, sin éxito …

Dicho esto, mejor hablemos sobre la filosofía Muisca, la que ahora se destaca durante la visita a la laguna de Guatavita, un sitio recientemente protegido.

LA FILOSOFIA MUISCA

EL AGUA – El fluido que danza en el en el universo, presente en cada una de sus manifestaciones. En su camino purifica el alma y da fertilidad a nuestra tierra. Acompaña con su canto el pensamiento que nace del corazón. Las cosas no son estáticas, todo se mueve, cambia, pero siguen siendo en esencia lo mismo.

¿Dejas fluir las cosas ?

LA TIERRA – Cuerpo de mujer fecunda. La tierra siempre está dispuesta a recibir la semilla y entregarle su energía, para que crewca fuerte en su camino de busqueda de la luz del sol. Cuerpos sobre el que se entretejen los sueños. Madre dadora de alimento, de consejo y sabiduría del alma.

Como estas con tu madre ¿Con tu cuerpo?

EL FUEGO – La fuerza del amor que transforma la vida. Es la luz que le marca el camino apartando las tinieblas del temor de nuestros corazones. Controlar el fuego de nuestras pasiones hace que encontremos la paz en nuestro espíritu y alumbremos el camino de quienes vienen detrás.

¿Con tu fuego te quemas o te calientas?

EL VIENTO – Aliento de vida. Todo va y viene, así el pensamiento que proyectamos debe estar colmado de amor, para recibir la calidez del canto y la sanación de la madre. El mensajero de nuestro corazón, como el colibrí, va entregando la llama de la vida a cada flor que en su vuelo fugaz encuentra.

¿Qué semilla compartes cuando te encuentras con alguien en tu camino?

Visitar la Laguna de Guatavita
Homenaje al Cacique Guatavita en la plaza del pueblo

Turismo responsable

Laguna de Guatavita

Visitar la Laguna de Guatavita
Flora de la región

Disfrutamos mucho este paseo, el lado místico del lugar y la energía que sentimos. También hay que destacar la labor de conservación que se ha realizado en los últimos años para proteger este parque.

Como mencionamos anteriormente, desde el inicio de los tiempos este lugar ha sido saqueado para extraer los tesoros enterrados en sus aguas. En 1912, los cazadores de tesoros extranjeros llegaron a secar completamente la laguna para extraer los restos de oro: una enorme grieta en la montaña guarda las secuelas (lo podemos ver en algunas de nuestras fotos). Fue una pérdida de tiempo y un crimen medioambiental…

Más recientemente, fueron los turistas irresponsables los que vieniron a abusar del ecosistema. Bajo la dirección de la Car (organización regional de protección del medio ambiente), la laguna de Guatavita estuvo cerrada al público durante casi 10 años para permitir la regeneración del ecosistema, la fauna y la flora.

Este parque esta nuevamente abierto desde 2006, el número de visitantes ahora es regulado y ninguna visita es posible sin los guías oficiales del parque que trabajan durante todo el año para preservar el ecosistema local.

Se ha realizado un verdadero trabajo pedagógico para que los visitantes entiendan el interés histórico, natural y filosófico de la laguna de Guatavita .

Aprendimos mucho sobre la formación geológica de la laguna, el biotopo y la importancia del agua, pero también sobre la historia de los Muiscas … La valorización la cultura muisca es el centro del proceso de desarrollo local actualmente .

Que hacer en la Laguna Guatavita

Actividad cerca de Bogotá

Visitar la Laguna de Guatavita

Para finalizar el día de “paseo”, aprovechamos para visitar el pueblo de Guatavita , pequeño pueblo blanco, reconstituido después de haber sido inundado para construir la enorme represa del Tominé que también puedes visitar.

Un plan muy típico es ir a almorzar al pueblo, recorrer sus calles y admirar (¿o comprar?) las artesanías. y pasar la tarde en de la represa , dar un paseo a caballo o en velero, kayak o incluso prácticar esquí acuático…. Tendrás muchas posibilidades.

Represa del tominé

La visita a la represa de Tomine es un plan en sí mismo, es muy común que familias bogotanas o grupos de amigos vengan a pasar un día de fin de semana en este lindo lugar. (Angélica solía venir allí de vez en cuando cuando era niña). Así que esta es otra opción si no quieres ir hasta la laguna o si piensas quedarte al menos una noche en Guatavita.

Precio entrada a la laguna de guatavita

Desde hace varios años, la laguna es un área protegida cuyo ingreso está regulado. El precio de la entrada incluye la visita guiada por uno de los guías del parque. No solo conocerás la historia de este sitio sagrado para los Muiscas, sino también aprenderás muchas cosas sobre la vegetación y el ecosistema que observarás a lo largo de la caminata.

  • Precio Colombianos: $19.000
  • Precio extranjeros: $15.500
  • Tiempo de la visita: 2h
  • Horarios : de martes a domingo de 8h30 a 16h30

Regreso : La salida de la visita se realiza por un camino diferente al de la entrada. No te preocupes, una vez en la salida hay pequeñas busetas que te llevan de regreso al punto de partida, la otra opción es caminar. Una vez en el punto de partida, y si no vas en carro, puedes preguntar por las busetas que van a Guatavita o Sesquilé

Información general

  • Zapatos: no se necesitan zapatos especiales, un par de tenis simples funcionarán muy bien.
  • Dificultad: No es una caminata muy exigente, sobre todo porque te tomas el tiempo para observar y disfrutar de la naturaleza.
  • Clima: En tiempo de lluvias es mejor venir abrigado y preveer una capa impermeable … De lo contrario, planea usar protector solar.

Cómo llegar a la Laguna de Guatavita

La laguna de Guatavita se encuentra en Sesquilé (y no en Guatavita).

Hay 2 opciones posibles para llegar a la laguna: Tomar un bus desde Bogotá hasta Guatavita y luego tomar una buseta en la plaza principal del parque.

Otra opción es ir hasta Sesquilé y de ahí tomar una buseta hasta la laguna, pero al parecer las busetas sólo salen los fines de semana o en temporadas altas.

También se puede tomar un taxi desde Sesquilé (30000 pesos aprox.).

  • Los buses a estos pueblos salen desde el Terminal Salitre de Bogotá.
  • Tiempo de trayecto: 2h aprox
  • Horario de la laguna: martes a domingo: 8:30 a.m. – 4:00 p.m.

Te aconsejamos salir muy temprano en la mañana porque el acceso a la laguna es solo hasta las 4 p.m.

Otros artículos que pueden interesarte

Caminata al Páramo de Sumapaz, una experiencia única alrededor de Bogotá

La Catedral de sal de Zipaquirá, un imperdible en Colombia ?

Caminata al Páramo de Chingaza, Lagunas de Siecha

Los Mejores hoteles dónde hospedarse en Bogotá

El mejor City Tour en Bogotá: la visita guiada para entender a Colombia

Qué hacer y visitar cerca de Bogotá

Los Autores

Angélica & Samuel

Somos Angélica y Samuel, una pareja franco-colombiana, fotógrafos y escritores web profesionales, expertos en viajes por Colombia. ¡Creamos este blog de viajes para aportar nuestro grano de arena para cambiar la imagen del país, ayudarte a preparar tu viaje e inspirarte a descubrir Colombia de una manera diferente!

Angélica & Samuel, autores del Blog de viajes a Colombia

Nuestro sitio contiene formularios y enlaces que te permiten utilizar servicios o ponerte en contacto con proveedores testeados y aprobados. Usar nuestros enlaces y formularios es la garantía de recibir un servicio de calidad Y también es apoyar nuestro trabajo. Para ti no cambia nada, pero para nosotros sí. Gracias por tu apoyo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.